lunes, 9 de marzo de 2015

Grupos de padres en WhatsApp, nuevo conflicto con los profesores

  • Las campañas de desprestigio contra docentes pueden acabar atentando contra su honor

  • 'Hay padres que intentan solucionar sus diferencias con el tutor en el grupo', dice un experto

Si no hace mucho las conversaciones entre los padres y las madres con hijos compartiendo clase se circunscribían a las puertas del colegio, hoy se han trasladado...


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta es la imagen que define literalmente lo que ocurre: http://facebookfails.es/wp-content/uploads/2011/11/que-notas-son-estas1.jpg

Que lástima, de verdad.

Anónimo dijo...

¿Qué diferencia hay entre hacerlo en la puerta del colegio o en el watsap?. Creo que hay mucho empeño en convertir a los profesores en víctimas (y a los padres en verdugos, sobre todo a los demás) y mientras tengan el poder en sus manos no cuela. Hay mucho miedo a decir lo que se piensa y a plantear otras formas de hacer las cosas. No es una cuestión de padres contra profesores, la tarea es buscar la mejor manera de educar a nuestros hijos y en eso los padres somos un cero a la izquierda. No pintamos nada, solo pagamos y hacemos el trabajo sucio. Las fuerzas no están igualadas y la crítica es la pataleta del que no puede hacer nada más.

Anónimo dijo...

Los padres si q pintamos y muuucho...pero en nuestro papel de padres no de profesores ( q no lo somos) tenemos mucho q aportar a la educación de nuestros hijos: enseñarles a respetar ( a compañeros, adultos y por supuesto a los profesores q son los encargados de enseñarles muchas otras cosas, q no se pueden enseñar en casa), a valorar la suerte q tienen por tener la oportunidad de progresar con esfuerzo...a esforzarse ( bonita palabra) dar lo mejor de si mismos, superarse...a valorar la vida, la salud, la familia, la naturaleza, el cariño, los amigos, la empatia, las cosaa bien hechas, a ser educados, etc...podria poner una lista inmensa....con las cosas q los padres podemos enseñar a nuestros hijos... todo esto repercute en el colegio, en su manera de afrontar el aprendizaje, en querer mejorar...bufff q dificil...pero no...lo q a algunos les importa es como tiene q enseñar el profesor las tablas de multiplicar y si los deberes son asi o asa...eso si por wattsup q ya no tenemos ganas ni de juntarnos con otros papis y comentar tranquilamente sin criticar, es mejor por wattsup. ..eso si...lo del respeto etc...no tiene importancia. ..q se lo enseñen los maestros! ! Que penica

Anónimo dijo...

Y si no somos profesores ¿Por qué lo parece?. El ritmo de aprendizaje es tan rápido y las exigencias tan altas (examenes cada dos por tres, proyectos, trabajos,con temas sin terminar o apenas vistos...) que es imposible plantearse otra cosa. Si no lo haces, no eres un buen padre que apoya a su hijo. Es muy difícil mantener el equilibrio. Tal vez algo no sea tan perfecto en nuestro sistema educativo. No podemos elegir el ritmo de aprendizaje, ni el método. Todas esas palabras bonitas que has puesto las subscribo, es difícil no hacerlo, pero estás mezclando cosas. No estar de acuerdo, no decir a todo amén, no significa perder el respeto. Tu concepto de respeto y el mío no es el mismo. Se puede discrepar y no por eso menospreciar. Leyéndote parece que solo tú te esfuerzas o que solo tú respetas...y eso no es así, los que no piensan como tú también lo hacen y a mi no me dan ninguna pena.

Anónimo dijo...

Yo pienso que las mayores agresiones que reciben los profesores vienen por arriba y no por abajo. No se les tiene en cuenta a la hora de legislar. La mayoría se ha mostrado claramente contrario a la LOMCE y se ven obligados a aplicarla. No tienen libertad para enseñar como consideran oportuno. Todo está reglado y medido. Eso si que es casi acoso. En esa ley se pone en duda su capacidad, con exámenes externos para evaluarlos, tanto a ellos como a los alumnos.

Anónimo dijo...

Creo q no has entendido mi mensaje...te sientes atacad@ por algo? Simplemente he expuesto mi opinion y mi vision de las cosas con respecto al WhatsApp... a veces estamos demasiado ocupados en sacar el fallo, en juzgar a los demás q nos olvidamos de lo realmente importante q es la verdadera educación de nuestros hijos...yo no sé cuál es tu concepto de respeto...se el mio...y este incluye dejar q los profesionales sea el ambito q sea...hagan su trabajo ya q para eso es su trabajo. ..podremos opinar, estar más de acuerdo o no...pero de ahi a juzgar constantemente. ..me parece muy triste...y ya no digo cuándo constantemente se etiqueta al colectivo de profesores, se les mete a todos en el mismo saco y se les desprecia...luego pedimos respeto...el respeto empieza en uno mismo...y esa es mi opinion...respétala, por favor.

Anónimo dijo...

Muchas familias critican por WhatsApp, porque no tienen el valor de hacerlo cara a cara, para mi es muy importante, defender lo que uno cree y quiere, con respeto pero siempre a la cara, aunque siempre está el riesgo de que te cataloguen de conflictivo.
No hay porque estar siempre de acuerdo en todo, el trabajo de los profesores no es perfecto y a veces se equivocan.
No hay que conformarse, hay que luchar por lo que se cree.

Anónimo dijo...

Lo que pasa es que en manada uno es más valiente. Si tú tienes un problema o duda con un profesor, vas a una tutoría y lo expones, lo debates y buscas una posible solución. Pero no, hay que buscar el apoyo del resto de padres para "atreverse" a defender lo que uno considera. Y si se consigue que tu malestar se contagie a unos cuantos y sean éstos los que den la cara, mejor que mejor, eh?? Que todo el mundo vemos esto.

Anónimo dijo...

No hay duda que con el whatssap es más fácil provocar conflictos, los grupos no dejan de ser corrillos en los que se practica el correveidile de manera instantánea.
Es verdad que bien utilizado te acerca y te informa cuando no estás presente y te hace partícipe de todos los temas que de otra manera y en otro tiempo no hubieras tenido acceso.
Pero la naturaleza humana se empeña en enrevesarlo todo y el whatssap es un ejemplo práctico de cómo lo hacemos hoy día.
Estoy de acuerdo que los problemas hay que atajarlos cara cara y sin tapujos. El sentirte respaldado por el grupo te hace más fuerte pero a veces expandir el mal rollo, al final, solo va en detrimento de todos.